Una medida que llega muy tarde

Martes, 13 Mayo, 2014 15:38 | Por Baltasar Arias

La sensación general es que esta medida llega tarde, por no decir muy tarde. La banda ciudadana tuvo su auge a partir de mediados de los años ochenta y durante una década, y desde entonces un cúmulo de circunstancias fueron socavando sus apoyos y poniéndola a niveles que ya no eran tan interesantes para importadores, distribuidores y los mismos usuarios.

La CB ha sido mal tratada (y maltratada), temida y menospreciada, ni siquiera las empresas que distribuían este tipo de productos fueron capaces de sumar a su favor. Enfrentados durante años en una guerra de intereses comerciales y económicos, los importadores prefirieron mantener sus diferencias antes que hacer frente común y empeñarse en la labor de defender una modalidad de radio que siempre debió permanecer como un medio de ocio económico, simple e instructivo y no como un remedo de la radioafición con licencia.

Efectivamente, el cambio normativo que tiende hacia una generalización en Europa de la CB como servicio de uso libre sin necesidad de licencia, ya en vigor en nuestro país desde hace solo unos días, se produce cuando las cuarenta frecuencias asignadas están prácticamente vacías, decenas de miles de usuarios han abandonado la práctica y las empresas del sector han ido mudando hacia otros segmentos. Por mucho que haya pasado el tiempo, es inevitable seguir preguntándose qué habría ocurrido si en 1996, cuando esta revista juntó a todos los importadores para hacer frente común por la radioafición en general y por la CB en particular frente a la Administración, se hubiera trabajado, luchado y presionado por la eliminación del canon, de la licencia y de la legalización de los aparatos, la simplificación de los trámites de homologación y de tantas trabas que no solo han impedido el crecimiento, sino que han llevado a la minimización de la banda ciudadana.

Ahora ya es muy tarde, la situación es irreversible y nunca se alcanzarán los niveles de popularidad que la banda tuvo, pero sí sería excelente que aquellos operadores que aún conservan su viejo CB guardado en un armario se animasen a darle nueva vida y volviesen a transmitir en esas ondas de las que probablemente partieron cuando sintieron la afición por la radio. Además, llega un momento en que hace mucho bien darse un baño de juventud. ¿Por qué no empezar, entonces, a repetir aquello de breiko, breiko?

Recibe nuestras noticias por correo electrónico

Recibe nuestras noticias por RSS  

Anuncios de material de segunda mano: publica el tuyo o encuentra lo que buscas

 
PUBLICIDAD
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web. ® RADIO-NOTICIAS.
Publicación fundada en 1987. Contacto exclusivamente con la Redacción: redaccion.coruna@radionoticias.com.