Logo RN
RSS  Facebook Twitter Youtube Contacto
 
 

La radio colombiana nació con los radioaficionados

La primera estación gubernamental fue operada por particulares

Miércoles, 22 Junio, 2016 10:54 | Por Pablo A. Montes
Radio en Colombia

A principios del siglo pasado, el desarrollo de la radio fue ligado siempre a la actividad de los radioaficionados. Colombia no fue una excepción, y como en tantos otros países la radiodifusión nació y creció de la mano de particulares que comenzaban a hacer sus pinitos en lo que sería uno de los grandes inventos de la humanidad. En 1929 el Gobierno colombiano instaló una estación de radio en la Presidencia de la República, pero en vez de ser atendida desde el propio organismo, su concesión fue cedida a un grupo de radioaficionados. Así lo recoge la historiadora de la Universidad Nacional de Colombia de Medellín Catalina Castrillón Gallego, quien ha realizado un estudio de la radio en su país desde 1929 a 1954, año en que apareció la televisión.

El primer impulso a este medio se ubica entre 1925 y 1934, cuando los radioaficionados comienzan a organizarse en la Asociación Nacional de Radioaficionados, creándose la reglamentación para regular la actividad en la radio y los contenidos de las transmisiones. Las emisiones se realizaban en las horas libres de sus operadores, es decir, de los radioaficionados, hasta que en el año 1935 se profesionalizó y ya se puede hablar de una verdadera radiodifusión con objetivos diferentes a los de la radioafición. Es entonces cuando aparecen los actores, guionistas, locutores y especialistas en efectos de sonido, abriéndose además un espacio laboral para las mujeres que se incorporaron a la radio para prestar sus voces en las narraciones y obras de teatro.

Catalina Castrillón destaca que las estaciones de radio respondían a un concepto diferente al de hoy en día, de ahí que los programas consistieran en transmisiones desde auditorios, en actos sociales, conciertos musicales o lectura de obras literarias. Según la historiadora, los receptores guardaba cierta similitud con los estudios de transmisión, hasta el punto de que se les llamaba «gabinetes», ya que eran recintos llenos de cables y de otros dispositivos para cuyo manejo se requerían ciertos conocimientos técnicos de electrónica y electricidad. Pocos eran los que podían aspirar a tener uno de esos receptores, por lo que la escucha era generalmente en grupos que se reunían en lugares como las iglesias.

Siguiendo el paralelismo de la música u otras artes, la radio era buena si su contenido era de música clásica y sus locutores tengan un perfecto conocimiento del idioma y una correcta dicción. La radio comercial se consideraba un tanto vulgar, precisamente porque sus programas eran radionovelas que se tenían como poco recomendables para la audiencia infantil y susceptibles de herir los sentimientos del público femenino.

En 1940 aparecieron las dos cadenas más populares en el país, Caracol (Cadena Radial Colombiana) y RCN (Radio Cadena Nacional). Inevitablemente y como sucedió en otros lugares del mundo, los medios escritos vieron en la radio un duro rival, especialmente cuando las emisoras empezaron a dar noticias que tomaban de los propios periódicos.

Cargando los comentarios

Contacta con nuestra redacción Newsletter

Recibe nuestras noticias por RSS RSS

Anuncios de material de segunda mano: publica el tuyo o encuentra lo que buscas

 
PUBLICIDAD

Noticias relacionadas

La radio cubana nació en Asturias

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web. ® RADIO-NOTICIAS.
Publicación fundada en 1987