Logo RN
RSS  Newsletter Facebook Twitter Youtube Contacto
El Pulpo  
 

Introducción al APRS

Cómo se configura, equipos necesarios, listas de emisoras, información y datos de las estaciones recibidas, balizas, transmisión, todo lo necesario para empezar a operar en esta modalidad

Sábado, 21 Marzo, 2015 11:25 | Por Ángel Vilafont
APRS

Para los que seáis ya expertos en APRS, esta introducción probablemente no sea más que un repaso de lo que conocéis, aunque aun así esperamos que aprendáis algo nuevo. Lo que pretendemos es que aquellos que no os habéis aproximado todavía a este medio o los que aun siendo practicantes no sabéis muy bien cómo funciona, comprendáis lo más básico de él. No se trata de hacer una exposición técnica porque realmente desde este punto de vista el APRS resulta bastante espeso, e incidir en cuestiones meramente teóricas no haría más que desanimaros y haceros un verdadero lío. Lo que hemos intentado hacer es una introducción a este medio de comunicación de la forma más práctica posible para animaros a probar y seguir trabajando en él.

Este sistema es una evolución de los métodos de transmisión de paquetes que básicamente permite conocer la posición de una estación y enviar datos. Por lo tanto, no se trata de una aplicación vocal sino de intercambio de información. Realmente es un tipo de aplicación que está más bien orientada para otros usos que no son específicamente de radioaficionado, como por ejemplo en sistemas de vigilancia y seguimiento, de seguridad, control de flotas de vehículos y embarcaciones, viajes, actividades de riesgo, etc. Por eso seguro que hay opiniones para todos los gustos, habrá aficionados que se divierten muchísimo con él, mientras que para otros no tendrá ninguna gracia ni sentido. Nosotros os invitamos a probar, que sepáis cómo es para que tengáis vuestra opinión y que cada uno decida si le apetece practicarlo o no.

Una de las utilidades más frecuentes es la de seguir vehículos en movimiento a través de un mapa vía Internet, de manera que en todo momento y en tiempo real se conoce su posición, dirección de desplazamiento, distancia, velocidad, etc. La transmisión de las coordenadas se hace posible mediante la conexión del transceptor a un GPS o con la utilización de un equipo dotado de un navegador, que es el que realmente le proporciona toda esa información.

Tenemos así que este medio, que en español significa Sistema de Notificación Automática de Paquetes/Posición, sirve para el intercambio, transmitiendo y recibiendo, de conjuntos de datos (que son lo que llamamos paquetes). Para su utilización se trabaja en conjunto con un medio radio, los transceptores y repetidores que más adelante veremos, y los mapas sobre Internet. Estos tienen una escala variable entre 0,5 y 2.000 kilómetros y sobre ellos se sigue la pista de los móviles y se encuentran los datos de cada uno de ellos así como de la ruta que siguen los paquetes de datos.

Para resumirlo en pocas palabras, podemos decir que el APRS funciona como si fuese una tela de araña de estaciones, de manera que los paquetes de datos van rebotando de una a otra hasta que llegan a su destinatario final.

Qué hace falta

Para operar en esta modalidad lo más sencillo es con alguno de los modelos existentes en el mercado que incluyen su propia TNC, esto es, los Kenwood TM-D700, TM-D710, TM-D710G, TH-D7 y TH-D72 y los Yaesu VX-8R y FTM-350E. Si se va a usar en móvil y se quiere transmitir las coordenadas propias para que los demás puedan seguir nuestros movimientos en el mapa de Internet, hace falta también un GPS. Hay aparatos que lo traen de serie, como el TM-D710G, los portátiles Kenwood TH-D72 y el Yaesu VX-8R; en el FTM-350E se puede instalar como opción, pero en el caso de los aparatos que no cuentan con él de serie ni lo admiten opcionalmente, el posicionador se conecta al transmisor mediante un cable tripolar. De un lado se introduce en la toma establecida al efecto en el equipo; el cable negro va a tierra, el rojo es el de la salida de datos del GPS y el blanco la entrada de datos del GPS, seleccionándose el formato NMEA 0183 estándar, con ocho bits de datos, dos de parada y sin paridad.

Una vez hecha la conexión hay que ajustar algunos parámetros, cosa muy sencilla. El protocolo NMEA (acrónimo de Asociación Nacional de Aparatos Marinos) puede ser también NMEA 96 en el caso de que el GPS trabaje a 9.600 bps, aunque en principio es preferible no optar por esta velocidad sino por la de 1.200; también se deberá seleccionar una velocidad de transferencia, 1.200 o 9.600 bps (esta es la velocidad de transferencia de los paquetes no la velocidad de transferencia entre el GPS y el transceptor), elegir una de las dos bandas del equipo (la A, la B, o principal y secundaria) para reservarla al uso de APRS, activar la TNC interna y establecer las opciones que después explicaremos.

Todo es muy fácil y se hace en unos pocos minutos, en lo único que hay que tener precaución es en elegir el modelo adecuado de GPS, para lo cual aconsejamos pedir información en el establecimiento donde hayas comprado la radio, y conectar bien el cable tripolar. Si se utiliza en base no hace falta el GPS, bastará con introducir las coordenadas de nuestra posición a mano para que el equipo «sepa» dónde está. En este caso transmitiremos también nuestra posición y el transceptor calculará igualmente la distancia con respecto a las otras estaciones, pero como es obvio no facilitará datos de desplazamiento (rumbo y velocidad) sencillamente porque no existe.

Configuración

Los datos que se deben establecer en el equipo son pocos y el proceso es muy fácil. Los transmisores que incluyen su propia TNC permiten incorporar todos esos datos utilizando el teclado del equipo, visualizándose en la pantalla lo que se va escribiendo. Cuando se utiliza para hacer APRS un transceptor que no tiene TNC (por lo tanto, con una TNC accesoria exterior) hay que ejecutar un software (incluido con las TNC o fácilmente descargable de Internet) que tiene esa misma función, la de implementar los que el equipo, en este caso la TNC, va a necesitar para transmitir como paquete.

El primero de ellos es el indicativo de la estación que generalmente va acompañado de un guión (por ejemplo EC9XXX-8), es el SSID (Station System Identification) o identificación del sistema de la emisora, y su objetivo es dar a conocer qué tipo de estación se está operando, si es meteorológica, móvil, base, náutica, etc. Realmente no hay una norma estricta que regule el uso de estos identificativos, ni siquiera es obligatorio incorporarlo (aunque se suele incluir), pero por convención se emplean los que aparecen en la tabla que mostramos en la versión en PDF de este artículo. También se establece la banda activa para el servicio APRS, de forma que quede la otra libre para transmitir en fonía, para escuchar distintas frecuencias o para el uso que se le quiera dar.

La velocidad de transferencia es de 1.200 bps; a continuación se introducen el canal de posición y, manualmente, las coordenadas si no se está usando un GPS o si se emite desde base. Esto es fundamental hacerlo porque servirá para que nuestra estación quede reflejada en el mapa APRS y para que el equipo calcule la distancia existente con respecto al resto de las estaciones. Como consecuencia de las coordenadas que se establezcan visualizaremos el locátor.

De todas formas hay que destacar que este sistema de comunicaciones tiene tanto de bueno como de malo respecto a cierta intimidad personal. Si damos nuestra posición exacta cualquier persona podrá localizar nuestro coche y nuestra casa. En este último aspecto, allá cada uno… Por eso, existe la posibilidad de dar las coordenadas incompletas, lo que se llama insertar una posición ambigua, de modo que cuando transmitamos el paquete emitido solamente incluirá cierto número de dígitos en las coordenadas, que pueden llegar a consistir solamente en un valor de grados para la latitud y otra para la longitud (por ejemplo, 43°N, 15°O), con lo que evitaremos que se pueda conocer realmente la localización concreta. Es una opción muy recomendable cuando se trabaja desde base.

Seguidamente hay que determinar el modo baliza que se va a emplear. Si únicamente usaremos el equipo para recibir señales y no pensamos transmitir no es necesario hacer aquí ninguna modificación, pero en caso contrario, si optamos por formar parte activa de la red APRS enviando nuestros datos para que los demás puedan seguirnos o localizarnos, sí que deberemos establecer este parámetro. La baliza consiste en la transmisión del paquete de datos que hemos configurado (es decir, nuestro indicativo, coordenadas, textos complementarios; si vamos en coche situación, velocidad, etc.) en modo manual o automático, este último con programación de los periodos de tiempo entre transmisión y transmisión. Conviene no abusar y establecer periodos bastante amplios para no hacernos muy repetitivos y que no estemos constantemente apareciendo en las pantallas de los demás usuarios. Un tiempo prudente pueden ser tres o cinco minutos, pero si hay mucho tráfico es razonable aumentarlo más. De hecho si se va en móvil debería usarse siempre el algoritmo de disminución, éste se encarga de prolongar el tiempo de espera entre una transmisión y otra cuando no hay cambios sustanciales en la posición (paramos el coche, estamos en una caravana o en un atasco).

Ya que el sistema consiste en transmitir datos, el paquete lleva información que no es meramente técnica o geográfica, esta consta de tres tipos de contenidos, el texto de estado, la situación, el comentario de posición. Para favorecer los contactos en directo o a través de EchoLink, el paquete admite llevar lo que se llama la función QSY, que no es otra cosa que la indicación de la frecuencia en la que el operador es localizable en fonía. Si incluimos, por ejemplo, la frecuencia de 144,435 MHz, esta aparecerá en el paquete que transmitamos acompañando al texto de estado.

Otra utilidad es que los equipos tienen una opción de sintonía automática, de modo que al recibir datos con la frecuencia de un operador solamente hay que pulsar un botón para que el transceptor salte directamente a dicha frecuencia en la banda que no esté ocupada por el APRS. Hay otra serie de datos que son más generales y que suelen venir bien especificados por los fabricantes, tales como la trayectoria usando el paradigma de enlace, la alerta de voz que avisa cuando se está dentro del rango de comunicación de otra emisora, el tipo de datos meteorológicos (si tenemos conectada al transceptor una estación meteorológica compatible), etc. Y para adornarlo todo un poco escogeremos el icono representativo de nuestra estación entre una biblioteca de símbolos.

Recibiendo

Cada vez que llega a nuestro equipo una señal APRS aparece el mensaje recibido con la información que está integrada en el paquete, es decir, el indicativo, posición, distancia, etc. de la otra estación. En caso de que el paquete traiga datos repetidos una serie de pitidos nos alertan, además de visualizarse unos códigos alusivos a cada posible repetición, posición, texto de estado o mensaje duplicado, clúster repetido, etc. Otros códigos, por el contrario, avisan de las novedades que el paquete presenta, si ha cambiado de posición, ha modificado el comentario, nuevo clúster, si es un mensaje de confirmación. Se trata de una lista de pares de letras que mientras no se tiene un poco de práctica conviene tener a mano para identificar rápidamente lo que cada par significa.

La relación de estaciones que se captan se graba en una lista (ver en la versión PDF), dependiendo del equipo tendrá mayor o menor capacidad, pero en todo caso es más que suficiente, máxime teniendo en cuenta que muchas se van repitiendo con el tiempo. Para evitar esas repeticiones se activan una serie de filtros de modo que se excluyan las meteorológicas, las que estén a más de cierta distancia u otras bajo diferentes criterios. Dentro de esa lista se selecciona cualquiera de las estaciones para ver sus datos al completo, dónde se encuentra, hacia dónde va, de qué tipo de estación se trata.

Trabajando con un GPS los datos relativos a la posición de la estación se graban como puntos de destino. La información que se recibe depende del tipo de estación que la envía. Como la información no cabe al completo en las pantallas de los equipos, estos tienen teclas de desplazamiento para mostrar hasta tres pantallas distintas; la primera tiene el texto de estado y el comentario de posición; la segunda, si se trata de una estación móvil, la dirección de movimiento, la velocidad y la altitud, y si es fija, la potencia, la altura y la ganancia y la directividad de la antena. La tercera pantalla permite ver el locátor y las coordenadas. Como elementos comunes a las tres pantallas están el indicativo de la estación, el icono, la hora y fecha actuales, hora de recepción del paquete, número de éste en la lista, rumbo, distancia y mensaje de situación. En caso de que la estación sea meteorológica veremos la dirección y velocidad del viento, temperatura, precipitaciones en la última hora y otros datos que el receptor meteorológico pueda ofrecer.

Textos del paquete

La información que se transmite tiene distintas personalizaciones, entre ellas estos tres tipos de texto que opcionalmente se pueden incluir: Texto de estado: es un comentario que el operador inserta libremente y cuya longitud no debe ser excesiva (por ejemplo, los Kenwood admiten hasta cuarenta y dos caracteres). Se puede escribir cualquier cosa, siempre pensando que va a ser leída por todos los demás, como «Estoy en Sevilla, saludos», «Mañana concurso HF», «Llueve a cántaros», «Miembro del Radio Club La Estrella», o lo que se quiera. Es preferible no pasarse en la longitud del texto para no saturar los repetidores con paquetes excesivamente (e inútilmente) largos. De hecho lo normal es no transmitir siempre este mensaje, por lo que puede programarse para que se incorpore al paquete siempre, «x» veces de cada ocho transmisiones o que nunca se emita.

Situación: Pequeño espacio en el que se puede insertar un mensaje secundario, como el tipo de transceptor que se usa, la clase de estación, una frecuencia, un saludo, etc. Comentario de posición: Es como una explicación de la actividad que está realizando la estación. Hay varios determinados (en servicio, especial, prioridad, en ruta, off duty, etc.), otros personalizables por el usuario y uno de emergencia, pero este no debe ser activado más que en casos que verdaderamente lo justifiquen ya que una vez que se inserta aparecerá una señal de alarma en todas las estaciones que estén conectadas a la red. Los comentarios de posición aparecen en la cuarta línea de la pantalla.

Sigue leyendo este artículo

Introducción al APRS en vídeo: pantallas, configuración, datos de estaciones

Noticias relacionadas

Ensayo en PDF

Contacta con nuestra redacción Newsletter

Recibe nuestras noticias por correo electrónico Newsletter

Recibe nuestras noticias por RSS RSS

Anuncios de material de segunda mano: publica el tuyo o encuentra lo que buscas

 
PUBLICIDAD
  compramos tu coche
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web. ® RADIO-NOTICIAS.
Publicación fundada en 1987