Logo RN
RSS  Newsletter Facebook Twitter Youtube Contacto
El Pulpo  
 

Qué debes saber de un micrófono

Cuáles son sus características principales y en qué debes fijarte para escoger el más adecuado

Martes, 23 Junio, 2015 10:12 | Por Ángel Vilafont
Yaesu MD-200

Los micrófonos son de esos accesorios que se escogen muchas veces porque alguien nos ha dicho que funcionan bien o, simplemente, y hay que reconocerlo, porque son bonitos o cómodos de usar. Sin embargo, hay varias características técnicas que hay que tener en cuenta a la hora de escoger el micro que más nos conviene. Es un elemento con el que no hay que obsesionarse por muy necesario que sea, ya que para el uso de un radioaficionado los mismos micros de consumo, como los que traen los equipos de serie, son suficientes. Ahora bien, si deseamos destacar matices de la voz y aportar un toque personal a la transmisión, entonces es cuando hay que pensar en cambiarlo por otro que nos dé un plus.

Características fundamentales

Vamos a ver cuáles son las características en las que debéis fijaros a la hora de elegir un micrófono.

Sensibilidad. El término tiene cierto paralelismo con el que se maneja al hablar de la recepción de los equipos. Es la capacidad que tienen los micrófonos para captar señales ofreciendo una salida determinada por el altavoz, y que no es otra cosa que el voltaje, expresado en dBV, que el micro da a su salida en relación a la presión que recibe la membrana.

Dependerá de la distancia de la fuente (la persona que habla o el origen del sonido) y del ángulo que dicha fuente tiene respecto al micrófono. No es de las características fundamentales, y su importancia será mayor o menor según el uso que se le vaya a dar y del entorno en el que se utilice. En el caso de los micros direccionales para tomas de audio a distancia, será necesaria una gran sensibilidad; en micros de mesa para usos comunes, ese factor no será tan preponderante.

Con el valor de sensibilidad sabemos hasta qué punto es capaz de captar señales débiles y que después resulten audibles. El concepto varía en función de la frecuencia, de ahí que se den valores de sensibilidad en una frecuencia determinada. Para calcular la sensibilidad se usan dos métodos, el llamado de circuito abierto, (0 dB = 1 V / µbar), y el de cálculo de la máxima potencia de salida (0 dB = 1 mW / 10 µbar = 1 mW Pa), de lo que se desprende que no siempre podremos comparar la sensibilidad de dos o más micros, ya que dependerá del sistema que se haya usado para calcularla.

La sensibilidad se expresa en dB con respecto a un referente, y como el nivel de referencia está por encima del de salida del micro, el valor de sensibilidad se da en números negativos. Así, podemos decir que un micrófono que tenga una sensibilidad de -48 dB tendrá un nivel de señal superior que otro con una sensibilidad, por ejemplo, de -52 dB. Cuanto mayor es el número (atención, trabajamos con números negativos) mejor será la sensibilidad. Así pues, ante una señal procedente de una fuente sonora con un determinado nivel, un micro con sensibilidad baja aportará un nivel de señal inferior al de otro con una sensibilidad mayor.

Los micrófonos más sensibles suelen ser los de condensador, ya que tienen un circuito amplificador. Ya hemos dicho que no es de las características básicas, pero no por ello deja de ser importante. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea la sensibilidad de un micro, menor amplificación necesitará el audio a continuación, lo que significa que habrá un menor nivel de ruido. Cuando se usan micros de baja sensibilidad, como los dinámicos, se pueden producir sobrecargas y distorsiones debido a una excesiva amplificación. No hay que confundir este efecto con la distorsión del micro.

Respuesta de frecuencia. Probablemente es una de las características que menos se tiene en cuenta y, sin embargo, es de las principales. Para entender este concepto quizá os sirva de ayuda el vídeo que hemos publicado sobre cómo se ajusta la ecualización de un micrófono. El concepto de respuesta de frecuencia sirve para conocer el rango de frecuencias en las que un micro funciona, es decir, el rango dinámico que ofrece sin que se produzcan grandes distorsiones.

Lo que nos dice es cómo varía la sensibilidad del micrófono según la frecuencia. Los que tienen una respuesta más lineal son los de condensador. De cualquier forma, que un micro no sea lineal no quiere decir que sea malo, sino que nos permitirá actuar sobre la ecualización para obtener el resultado que más nos convenza. Lo normal es que un micrófono se mueva en rangos de 50 a 15.000 Hz. Si la salida es igual en todo ese ámbito diremos que la respuesta es plana y por ello será capaz de reproducir una gran variedad de sonidos sin modificar el original.

Hay otros que tienen picos en determinadas frecuencias, por lo que realzan fuentes de sonido para aplicaciones concretas. Si el pico está entre 2 y 8 Hz se producirá una mayor inteligibilidad de la voz, lo que se conoce como «realce de la voz» o »presencia de la voz».

Impedancia. Es la medida de la resistencia interior en función de la frecuencia. Los hay de baja, media y alta impedancia, la mayoría de ellos pertenecen a la primera de esas categorías y se mueven en valores que van de los 50 Ω a 1.000 Ω. Los de impedancia media están entre los 5.000 y 15.000 ohmios, y los de alta impedancia superan ese valor.

Las ventajas de los de baja impedancia son: tienen bajas pérdidas de altas frecuencias, por lo que pueden ser usados con cables prolongadores de importantes longitudes; se ven poco afectados por los ruidos electrostáticos, y permiten la eliminación de zumbidos debidos a campos magnéticos mediante líneas balanceadas (la señal va en dos conductores más el blindaje a tierra).

Directividad. Se refiere a cómo será la captura de sonido dependiendo del lugar en el que se encuentre la fuente, es decir, su patrón polar. La directividad es distinta a diferentes frecuencias; a frecuencias bajas es más ancha; a frecuencia altas, estrecha. Los hay direccionales, que recogen sonido en una dirección determinada; omnidireccionales, en todas las direcciones; cardioides, que captan audio por la parte delantera con un lóbulo muy particular que recuerda la forma de un corazón (de donde viene su nombre), con un ángulo de unos 180 grados; hipercardioides, muy directivos al tener un reducido ángulo de recogida (entre 90 y 270 grados). Estos dos últimos, junto a los supercardioides (ángulo de 90 a 120 y de 240 a 270 grados, son más sensibles a sonidos procedentes de la parte trasera, pero son muy útiles en ambientes ruidosos) y los bidireccionales (ángulo de captura nulo entre 240 y 300 grados y 60 y 120 grados, captan señales de las partes delantera y trasera y son sordos respecto a los laterales), conforman el grupo de micros direccionales. Los omnidireccionales tienen la cualidad de ser muy versátiles, puesto que nos valdrán en multitud de ocasiones, teniendo en cuenta siempre que van a recoger sonido ambiente procedente de cualquier lugar de nuestro alrededor.

Contacta con nuestra redacción Newsletter

Recibe nuestras noticias por correo electrónico Newsletter

Recibe nuestras noticias por RSS RSS

Anuncios de material de segunda mano: publica el tuyo o encuentra lo que buscas

 
PUBLICIDAD
SABER MÁS
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web. ® RADIO-NOTICIAS.
Publicación fundada en 1987