RSS Facebook Twitter Youtube Contacto
logo RN

Revista digital de radio y comunicaciones



Baofeng DM-5R, querer y no poder

El primer DMR para radioaficionados tiene varios defectos de fabricación

Sábado, 18 Febrero, 2017 9:22 | Por Julián Ares y Jaime de Andrés

Hasta el momento hemos visto equipos de radio digital bajo diferentes normas, y también cómo cada fabricante tiene su propio criterio al respecto, aunque finalmente Kenwood haya optado por tomar la misma dirección que otro de los fabricantes japoneses. La industria china estaba hasta ahora expectante a la espera de ver en qué dirección iba el mercado y si realmente valía la pena embarcarse en un proyecto para cubrir la incipiente demanda de los aficionados. Ha sido, finalmente, Baofeng, el primero en dar un paso al frente para poner a la venta un portátil DMR, en realidad el primer bibanda específicamente diseñado para radioaficionados.

Lo cierto es que este fabricante está muy activo, pero también lo es que últimamente saca modelos que no acaban de estar bien definidos al completo y en los que nos estamos encontrando problemas. Puede ser por la prisa con la que se está tomando el poder ofrecer equipos diferentes y con características avanzadas, posiblemente por la exigencia de sus importadores en Estados Unidos, hacia donde van fundamentalmente estos aparatos.

Sea como fuere, también ha entrado en el DMR algo trastabillado, equivocándose a la hora de resolver las auténticas necesidades de quienes van a ser sus clientes finales, lo que le ha llevado a rectificar al poco tiempo de lanzar el DM-5R. Para el diseño de este se ha basado en el conocido UV-5R, al que se le ha añadido la función digital, partiendo desde la escala básica, es decir, Tier I, y con un claro problema de incompatibilidad. Para solucionarlo ha improvisado una solución sobre la marcha, y ahora Baofeng ofrece una actualización de firmware con la que el DM-5R sigue sin ser completamente compatible con el sistema Motorola ni operacional en los repetidores DMR de radioaficionados.

Características

El Baofeng DM-5R funciona entre 136 y 174 MHz y entre 400 y 480 MHz en transmisión y recepción y de 65 a 108 MHz, en recepción, mostrando en la pequeña pantalla dos frecuencias, aunque con recepción alternativa y siempre ambas en VFO o en modo memoria. En este último formato tiene 128 canales alfanuméricos, editables no desde el propio equipo sino mediante un programa de ordenador facilitado por el fabricante. La frecuencia que recibe una señal aparece marcada con un pequeño triángulo intermitente.

La pantalla es bastante pequeña y se ilumina en colores ámbar, azul o púrpura, siendo seleccionarles cada uno de esos colores según el aparato esté en espera, recibiendo o transmitiendo. Además de las dos frecuencias indica la carga de la batería, el medidor de señal, los iconos de algunas funciones y el número, canal o nombre de la memoria.

Tiene teclas propias para el cambio de banda principal a secundaria, de VHF a UHF (para trabajar en V-V, U-U o V-U), paso de VFO a memorias y activación de la radio de FM. Los botones son pequeños y el tacto es malo y excesivamente esponjoso. En los laterales lleva dos «orejas», una de ellas con el PTT, bajo el cual está el monitor, y la otra con las conexiones para microauricular exterior y cable de programación.

En la parte central está el altavoz que proporciona un audio de calidad media. El volumen se modifica con el potenciómetro superior y el silenciador, a través del menú, con 9 niveles de umbral. Los pasos de sintonía son de 2,5, 5, 6,25, 10, 12,5, 20, 25 y 50 KHz.

Lleva una batería de 2.000 miliamperios que le proporciona un apreciable tiempo de uso entre cargas, máxime si se hace uso del ahorro con tiempos de desconexión de 1:1 a 1:4. Por su parte, el manos libres tiene 10 niveles de sensibilidad a elegir en función del ambiente más o menos ruidoso en el que se transmite o de si se usa o no microauricular.

Fallos

Los subtonos y códigos digitales son independientes para transmisión y recepción. En teoría explora los CTCSS y DCS de las señales que recibe, decimos en teoría porque el escáner no funciona, ni en este formato ni tampoco barre las memorias y el VFO. Lo hemos probado en varias unidades y todas tienen el mismo fallo; si el DM-5R tiene conectada una antena, sea cual sea el nivel de silenciamiento que se ponga, no barre ni el VFO, ni las memorias, ni los CTCSS y DCS. Si se desconecta la antena, entonces sí que funciona. Sin duda un problema que el fabricante tendrá que corregir en este equipo, por eso decíamos al principio que Baofeng está fabricando con demasiada rapidez y sin comprobar bien los equipos que saca.

Para identificación de usuario en modo analógico utiliza ID que se cambia por programación. En operación por repetidor aporta desplazamiento manual de frecuencias, eliminación de cola del repetidor y tiempo de retardo de la misma, además de inversión de frecuencia para comprobación de señales en directo.

Junto a las funciones vistas, cuenta con sonido de teclado, temporizador de transmisión, doble ancho de banda, inhibidor de transmisión en un canal ocupado, bloqueo de teclado, mensaje de encendido y aviso de fin de transmisión.

Otro fallo que hemos apreciado es que cuando se está cambiando una opción del menú y entra una señal, no modifica dicha opción. El menú queda como bloqueado hasta que la señal desaparece o hasta que se pulsa varias veces la tecla de confirmación.

En digital

Hemos visto hasta aquí las funciones más o menos convencionales en modo analógico, pero seguro que estaréis deseando saber qué hace en modo digital. En este formato tiene muchas de las opciones comunes al analógico, exceptuando el silenciamiento, los subtonos y los códigos DCS. Las propias digitales son el código de color, la encriptación y la selección de ranura (slot 1 o 2).

Este portátil es Tier I y obedece a requerimientos más sencillos que los profesionales. El concepto es que los radioaficionados, al menos en principio, tienen unas necesidades distintas y menos complejas, y ahí es donde se mueve el DM-5R. Para operar en radio digital hay que cambiar en el menú de sistema FM a DMR, entonces aparecerá en la pantalla una «D» para recordarnos que estamos en este modo. No se puede tener una frecuencia en analógico y otra en digital.

Las funciones más básicas y utilizables son las listas de contactos y de grupos. En la primera de ellas daremos un nombre al canal (se asignará a una memoria), el grupo de usuarios al que pertenece, el nombre del contacto, la frecuencia de transmisión y de recepción, el tipo de llamada (individual o para todos), el identificador de llamada (de 1 a 16776415), el nivel de potencia, encriptación activada o no, alarma de confirmación, etc. Si se elige llamada a todos los usuarios, esta será recibida por todos aquellos que demos de alta en la lista y que estén en la frecuencia correspondiente. Si la llamada es individual únicamente la recibirán los operadores que tengan el número de identificación que hayamos puesto.

En las listas de grupos hay que seleccionar el nombre de la lista. Aparecerán a la izquierda todos los contactos, que iremos añadiendo los que queramos añadir a dicha lista.

También es interesante la función de detección, mediante la cual el equipo confirma si hay otros operadores activos. Lo hace sin necesidad de tener que enviar avisos vocales. La función se aplica a los usuarios que tengamos grabados por su nombre o ID.

Prestaciones

Tiene 2 niveles de potencia. En VHF da 5,77 vatios de máxima y 2,7 vatios de mínima, en ambos casos al principio de la banda, en 144 MHz. Como curiosidad añadimos la potencia fuera de las bandas de radioaficionado: 5,61 vatios en 135 MHz y 3,93 vatios en 170 MHz. En UHF la salida es muy parecida en toda la banda, con una máxima de 4,87 vatios en 440 MHz y una mínima de 1,42 vatios. Aquí nos encontramos con un nuevo problema en este equipo, y es que al seleccionar la potencia baja en UHF en ocasiones sigue saliendo la máxima. Evidentemente Baofeng tiene bastante que pulir en este portátil.

No todo puede ser malo. La estabilidad es fantástica, en transmisión continua la frecuencia solamente se desvió 1,3 Hz en VHF y 2 Hz en UHF, perdiendo 0,12 vatios en cada una de las bandas. Transmitiendo, por lo tanto, funciona admirablemente bien, excepción hecha del fallo en la selección de la potencia baja en UHF.

El Baofeng DM-5R está sin pulir. El fabricante ha echado las campanas al vuelo y no es para tanto. Tiene evidentes fallos de fabricación, como hemos visto no funciona la exploración de frecuencias, tampoco la de subtonos y códigos digitales, el menú se bloquea cuando recibe una señal y, en ocasiones, la selección de potencia baja ofrece la máxima salida de emisión. La pregunta es si el equipo vale la pena. Teniendo en cuenta estos fallos, si vas a usarlo en directo y para hablar con grupos de usuarios, por ejemplo en actividades de un club, puede servir, repetimos, si los defectos que tiene los puedes asumir.

Si pretendes usar una red de repetidores digitales, el aparato no te servirá porque no soporta la conmutación transmisión-recepción requerida por los repetidores, aunque Baofeng niegue esta evidencia. Nuestra conclusión es que el DM-5R no tiene gran interés tal como está planteado, especialmente por sus problemas de funcionamiento y por la relativa calidad digital que ofrece.

Para entrar en el DMR con un bibanda vale la pena esperar unos meses, ya que se anuncia un nuevo modelo Tier II, que esperamos no tenga fallos de fabricación y responda en mayor medida a lo que un radioaficionado puede esperar de él.


No se admitirán comentarios que contengan enlaces a otros sitios, o que sean ofensivos, soeces o contrarios a la línea editorial por la que se rige esta web.

Cargando los comentarios



Página principal


PUBLICIDAD


Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web.
® RADIO-NOTICIAS. Publicación fundada en 1987. Contacto exclusivamente con la Redacción