Logo RN
RSS  Newsletter Facebook Twitter Youtube Contacto
El Pulpo  
 

Antena de móvil con radiales

Sencillo montaje para usarla desde base

Martes, 27 Enero, 2015 18:18 | Por Francisco Contreras

Las antenas de móvil son muchas veces las grandes olvidadas, si no se las coloca en un coche quedan arrinconadas como si no se pudiese hacer nada con ellas. Pero en casos de necesidad, cuando no tenemos o no podemos disponer de otra antena, es cuando nos acordamos de ellas y empezamos a dar vueltas a la cabeza pensando cómo podríamos utilizarlas. Una de las posibilidades que hay es la de emplear una pequeño radiante para uso móvil como una antena con plano de tierra sin que tengamos que hacer grandes esfuerzos ni económicos ni de «ingeniería». No conseguiremos un resultado como para ganar concursos, pero estaremos más que orgullosos de salir al aire y de que nos escuchen con una pequeña varilla que teníamos arrinconada.

Un dato previo
antena de móvil

Antes de ponernos manos a la obra vamos a hacer un sencillo repaso teórico a algunos conceptos básicos de antenas, de este modo después tendremos un mayor conocimiento de lo que vamos a hacer. Vamos a partir de la idea de una antena de media onda vertical como la que aparece en la figura de la izquierda. Tiene dos tramos que radian, que son los correspondientes a A-B y C-D. Ahora vamos a hacer una diagonal con el tramo inferior, lo que obtendremos en la práctica es que el conjunto va a resonar en una frecuencia un poco inferior y tendrá una resistencia más baja en su punto de alimentación.

antena de móvil

Una ventaja es que la antena (dibujo de la izquierda) ocupará menos espacio, y otra consecuencia es que va a tener cierta directividad en las direcciones o-t1 y o-t2, que en realidad son las bisectrices del ángulo que forman los dos elementos A y C. Recordemos que partíamos de una antena de media onda, por lo tanto, el tramo oC es un cuarto de onda, y cuando tiene esa configuración se llama radial. Si aumentamos el número de radiales conseguiremos evitar la directividad y hacer que la antena radie en todas las direcciones, de ahí que las antenas verticales incorporen 3, 4 o más radiales en la parte baja, donde se une al mástil. Es cierto que en ocasiones el suelo puede reemplazar a los radiales, sobre todo cuando es un buen conductor. En el caso que nos ocupa, si prescindimos de los radiales, nuestra media onda se reduciría a una antena de un cuarto con su base a ras de suelo. He aquí que hemos llegado a lo que se conoce como antena Marconi, en recuerdo de este personaje de más que dudosa reputación. Si le ponemos unos radiales que hagan el papel de un suelo artificial estaremos ante una antena con plano de tierra (también conocidas por su nombre en inglés, ground plane).

antena de móvil

La resistencia en el punto de alimentación, que es en la parte inferior de la varilla vertical, donde se juntan los radiales, está relacionada con el ángulo que estos forman, y va desde los 33 ohmios para ángulos de 90 grados, a los 75 ohmios en ángulos de 180 grados, pasando por los 50 ohmios cuando el ángulo de los radiales es de 120 grados (siempre respecto al elemento vertical). En la práctica podemos encontrarnos con problemas de impedancia si la antena con plano de tierra está demasiado baja, ya que en estos casos se forma otro plano de tierra por debajo de los radiales, lo que obliga a darle más altura de mástil o a desplazar el anclaje de los radiales para modificar la resistencia.

Montaje
antena de móvil

Para la colocación de los radiales y de la antena tendremos que hacernos con una pletina o cualquier pieza metálica en la que se puedan hacer los anclajes, como las que se utilizan para poner vientos en las torretas de televisión. Haremos un orificio para pasar la toma de conexión de la antena (la base) y enroscar posteriormente ahí el PL del cable coaxial. Perforaremos también unos orificios para colocar los radiales, de manera que formen un círculo en el que cada 90 grados haya un agujero. Ahí es donde deberemos atornillar cada uno de los radiales. La longitud de estos no tiene por qué ser de gran exactitud, pero, por ejemplo, los cortaremos a un cuarto de onda eléctrica, para lo cual dividiremos 75 (que sale de dividir 300 entre 4) por la frecuencia en MHz. Si estamos haciendo una antena para 2 metros, la operación sería 75/145= 0,517 metros. Al resultado obtenido le restaremos la distancia que haya a lo largo de la pieza metálica que estemos usando, entre la base de la antena y el tornillo de apriete del radial.

En los extremos de cada radial colocaremos un aislante de porcelana o plástico si es que queremos que hagan también el papel de vientos. Hay que recordar la importancia de mantener bien el ángulo, este debe ser de 120 grados respecto al radiante vertical, o si lo prefieres, de 60 grados respecto al mástil. Este deberá medir alrededor de 1,5 metros, lo cual en la mayoría de los casos no será problema si vamos a colocar el conjunto en el exterior. Este montaje también se puede hacer para transmitir desde un interior, aunque en este caso es posible que tengamos que alterar el ángulo de los radiales para que la antena no sea tan alta, lo que va a significar que tendremos un poco de ROE. De cualquier forma, en el interior tendremos muchos problemas ante la presencia de elementos metálicos de la estructura del edificio.

Contacta con nuestra redacción Newsletter

Recibe nuestras noticias por correo electrónico Newsletter

Recibe nuestras noticias por RSS RSS

Anuncios de material de segunda mano: publica el tuyo o encuentra lo que buscas

 
PUBLICIDAD
SABER MÁS
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web. ® RADIO-NOTICIAS.
Publicación fundada en 1987