Logo RN
RSS  Newsletter Facebook Twitter Youtube Contacto
 
 

Midland D-200, DPMR446 con magnífico audio

La mayor parte de sus funciones son programables

Sábado, 5 Diciembre, 2015 11:30 | Por Jaime de Andrés
Midland D-200
Midland D-200
Midland D-200
Midland D-200
Midland D-200

 

Pasa el cursor sobre las imágenes pequeñas para verlas ampliadas.

 

Midland es una marca que no se prodiga demasiado a la hora de lanzar nuevos modelos. Desde luego que es mucho mejor poco y bueno que una abundancia mediocre. Pero cuando saca un equipo generalmente se trata de un aparato muy pensado y de calidad.

En el ámbito de la radioafición el sistema digital está todavía en pañales; el mercado a la baja no anima precisamente a meterse en este tipo de aventuras, es lógico, y algo parecido pasa en el campo profesional, no es exactamente el momento para invertir en la migración de una red analógica a una digital, al menos no es el momento para todas las empresas. Midland ha optado por el camino del medio, ni en radioafición ni en profesional, en PMR446, un servicio libre y gratuito al que pueden acceder empresas y particulares. Sinceramente no sé si este ha sido el hilo conductor del razonamiento de los responsables de Midland, pero me da la impresión de que algo tiene que ver. La conclusión es que me parece un acierto el haberse iniciado en el terreno DMR por la vía de la UHF sin licencia. Recordemos que el D-200 es el primer transmisor digital que esta marca pone en el mercado.

Para empezar hay que decir que una vez más los diseñadores de Midland, o quien haya tenido a su cargo esta tarea, han acertado. Ya estamos habituados a elogiar la estética de sus equipos, y ahora lo reiteramos. Decir profesional no quiere decir bruto, ni soso, ni demasiado convencional. Ya sé que quien trabaja no va a estar adorando su talkie como haría un radioaficionado o un usuario particular, pero si se quiere enamorar de él o no por su imagen no es responsabilidad del fabricante. Este ha cumplido haciendo un equipo agradable, en el que las habituales líneas se rompen con una terminación en bisel tanto en la parte inferior como en la superior, que le dan un aire distinto, personal y menos aburrido de lo habitual en este tipo de portátiles.

Arriba, junto a la antena, están los mandos de volumen-encendido y de cambio de canales, este en el punto justo de dureza para evitar que se mueva por sí solo con algún golpe. Un poco más abajo, un solitario led con los acostumbrados colores rojo y verde. En el lateral del PTT hay dos teclas. La primera de ellas activa el monitor cuando se trabaja en modo analógico; si se está en digital hace una llamada individual. La otra tecla solo está operativa en DPMR446 y sirve para hacer llamadas de grupo. El lateral contrario alberga la conexión para microauricular exterior, compatible con Kenwood, por lo que le son aplicables los accesorios existentes en el mercado con este tipo de conexión.

El equipo tiene un tamaño muy comedido, 59 x 39 x 231 milímetros (antena incluida) y pesa 215 gramos con su batería de iones de litio y 1.800 miliamperios.

Audio

En PMR446 el Midland ofrece un audio fantástico, se oye claro, grave, limpio, muy, muy bien. Evidentemente, en modo digital se obtienen las ventajas propias de este sistema, la comunicación es todavía más nítida, lo que proporciona unos enlaces de mayor calidad dentro del rango de cobertura. Subrayamos esto último porque mientras en las llamadas analógicas la señal se va diluyendo poco a poco entre el ruido cuando llegamos al final del alcance del equipo, al trabajar en digital simplemente desaparece, es decir, se escucha o no se escucha. No hay prácticamente término medio.

Por otra parte, el que sea DPMR446 significa que estamos trabajando con un procesador digital de audio, de ahí que se supriman en buena medida ciertos ruidos. Más ventajas que ofrece son la secrafonía digital de 32 bits, que aporta una privacidad mayor que la analógica (es necesario activarla por programación en este equipo); los canales se pueden llevar al doble al aprovechar un ancho de banda de 6,25 KHz (12,50 KHz en PMR446), las llamadas pueden hacerse a operadores en concreto o a grupos de ellos y, finalmente, la banda está mucho más limpia que la analógica porque el número de usuarios con aparatos digitales es infinitamente menor. Hay que recordar, en relación a esto último, que los DPMR446 se comunican entre sí siempre que usen el mismo protocolo digital, el mismo codificador de voz, que en el caso del D-200 es el vocoder AMBE 2C.

Volviendo al audio, en modo digital da una sensación muy agradable. El sonido que se obtiene aparece como filtrado, es decir, en modo analógico siempre, por muy bien que se escuche un aparato, hay por debajo de la voz un ligero rumor, un pequeño ruido. En DPMR446 ese rumor desaparece por completo, suena menos a radio y está más próximo al audio que se obtiene cuando se graba la voz en una grabadora profesional. La diferencia entre ambos es evidente, y eso que el D-200 en analógico proporciona un sonido excelente. De todas formas, os confesaré que en el momento de la prueba puse a participar a todos los miembros de esta revista, haciéndoles escuchar un canal analógico y otro digital para ver si apreciaban la diferencia entre ambos y sabían identificar cuál era cada uno de ellos. Los redactores, más acostumbrados al sonido de radio, acertaron todos sin dudarlo cuál era la transmisión en modo digital. Entre los compañeros de administración, almacén y mantenimiento, que eran las opiniones que más me interesaban por tener menos hábito de usar la radio, la cosa no estaba ya tan clara. Algunos dijeron que se escuchaba mejor uno de ellos (los que dieron esta contestación se inclinaron todos por el digital), pero otros tuvieron la misma respuesta: «no sé, se escuchan los dos muy bien». Eso habla a favor del audio que se obtiene en los canales analógicos.

Funciones

Tal como viene de fábrica está programado con 8 canales analógicos (del 1 al 8) y otros tantos digitales (del 9 al 16). A la posición del canal 9 DPMR446 le corresponde la frecuencia del canal 1 digital (446,103 MHz); a la 10, la del 3 (446,115 MHz); a la 11, la del 5 (446,128 MHz); a la 12, la del 8 (446,146 MHz); a la 13, la del 10 (446,159 MHz); a la 14, la del 12 (446,171 MHz); a la 15, la del 14 (446,184 MHz); a la 16, la del 16 (446,196 MHz). El resto de funciones y frecuencias, tanto en modo analógico como digital, se establecen mediante programación, algo común en los transmisores de tipo profesional que carecen de pantalla y, por lo tanto, no es posible visualizar ningún menú para seleccionar las opciones que se quieran modificar.

Como analógico tiene 52 CTCSS y 166 DCS para evitar la recepción de llamadas de otros usuarios ajenos a nuestra red. Además, incluye manos libres y exploración de canales.

La sensibilidad en recepción medida en nuestro laboratorio en modo analógico es de 0,240 µV (12 dB SINAD). El silenciamiento no tiene ajuste directo en el aparato, de manera que solamente se puede actuar sobre el botón de monitor. Este tiene un valor umbral, tal como está establecido de fábrica, de 0,425 µV. En transmisión continua mostró una extraordinaria estabilidad. Más que buscar calificativos, hay que fijarse en los datos obtenidos: un desplazamiento de 7 Hz en 2,5 minutos.

El Midland D-200 depende de la programación para obtener de él todas sus prestaciones, ya que según se saca de la caja poco más hace que recibir y transmitir. Por contra, es un portátil muy bien terminado, de estética acertada, con una buena recepción, muy estable y con una fenomenal calidad de audio, tanto en analógico como en digital. Lo distribuye Alan Communications y su precio es de 189 euros.

Noticias relacionadas

Foto en alta resolución

Contacta con nuestra redacción Newsletter

Recibe nuestras noticias por correo electrónico Newsletter

Recibe nuestras noticias por RSS RSS

Anuncios de material de segunda mano: publica el tuyo o encuentra lo que buscas

 
PUBLICIDAD
SABER MÁS
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio de los contenidos de esta web. ® RADIO-NOTICIAS.
Publicación fundada en 1987